Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Playas y calas de Begur

En el corazón de la Costa Brava

Para los amantes de la naturaleza y la playa, las calas y playas de Begur, muy cerca de Hotel Aigua Blava, serán sin duda el paraíso, en donde tomar el sol, disfrutar de sus aguas y pasear bordeando la costa en medio de la un entorno privilegiado.

La costa de Begur se encuentra en una parte del litoral de la Costa Brava de gran belleza: acantilados y pinos, cristalinas aguas y una costa abrupta, hacen de esta zona una de las más características.

De norte a sur de la ciudad, hay diferentes calas. Empezando por el norte encontramos la Platja del Racó, cerca de la ciudad vecina de Pals. Es la playa más amplia de Begur y ofrece una hermosa vista de las Islas Medas. Bajando encontramos Platja d'Illa Roja, playa nudista de renombre internacional. un islote de roca roja le da nombre.

 

 

 

Al norte del pueblo se encuentra la Playa de Sa Riera, con una excelente ubicación. En sus proximidades la Cala Port d'es Pi y a su izquierda, la Cala del Rei. Sa Riera recibe su nombre por el río que divide la playa en dos mitades. Conserva su carácter tradicional a la vez que ofrece diversas actividades deportivas y servicios turísticos.

Cala Aiguafreda:

 Situada en la parte este, la pequeña cala de Aiguafreda está protegida por la colina Puig Rodó, en el que encontraremos un pequeño muelle para embarcaciones y área de picnic agradable. La próxima cala, al este también, es Sa Tuna. Se caracteriza por su ubicación protegida con un acceso más tortuoso, bañada con aguas limpias y transparentes, que podremos contemplar con agradables paseos a lo largo de la ruta costera.

  

 

En la costa sur de Begur, nos espera Cala Fonda, en los pies del majestuoso Cabo de Begur, con arena gruesa y oscura que ha logrado permanecer intacta, preservando una pureza primitiva que raramente se encuentra en otras partes de la Costa Brava. También en el sur, podemos visitar la Cala de Fornells. Su sendero costero sirve como puente para llegar a todos los pequeños arroyos que forman el núcleo de Fornells: Cala n'Estasia, Port des Orats, Cala de'n Malaret y el Puerto Esclanyà.