Historia

La historia del hotel Aigua Blava

El Hotel Aigua Blava fue fundado por Clara Capellà, “la Clareta” en 1934, situado en la bahía de Aiguablava en Begur, en pleno corazón de la Costa Brava, ha permanecido fiel a su perfil de hotel familiar a lo largo de sus más de 75 años de historia, siempre en manos de la misma familia, actualmente regentado por la tercera y cuarta generación.

Clara Capellà encontró en su yerno “Xiquet” Sabater, la pieza clave que le permitió convertir el Hostal “Ca la Clareta” en el actual Hotel Aigua Blava, construido a principios de siglo en la finca “El Paradís”.

Probablemente fue en éste lugar donde hace ya 100 años se bautizó el trocito de costa catalana, que va desde el río Tordera hasta Francia, como COSTA BRAVA, tal y como relata Joan Ventosa i Calvell:

"… creo que realmente, en una de nuestras excursiones, en Begur, en la finca denominada Paradís que tenía nuestro amigo Ventura Sabater en la playa de Fornells, tuvo lugar la conversación en la cual se bautizó con el nombre de Costa Brava"

Xiquet y el resto de la familia supieron continuar el espíritu emprendedor de “ la abuela Clareta” y hacer del Hotel Aigua Blava uno de los más alabados y premiados hoteles de su entorno, prestigiado tanto a nivel nacional como internacional.

El Hotel Aigua Blava ha sabido hacer de la hospitalidad un lujo cotidiano que ofrece día a día a los clientes del hotel sin perder el carácter familiar y la proximidad hacia ellos; prueba de lo cual es el reconocimiento con el que los clientes nos honran reiterando sus visitas año tras año.